Prevención y tratamiento para la caida del cabello.

El cabello posee un ciclo de crecimiento y descanso. Según cada persona este ciclo varía pero, la fase de crecimiento del cabello normalmente dura de dos a tres años. En todo este tiempo, el cabello crece aproximadamente un centímetro por mes.

La fase de reposo suele durar de tres a cuatro meses. Al final de la fase de reposo, el cabello se cae y un nuevo cabello comienza a crecer en su lugar. La mayoría de las personas pierde de 50 a 100 cabellos diarios. Sin embargo, como el cuero cabelludo consta de unos 100.000 cabellos, esta pérdida diaria en proncipio no debe ser preocupante.

La pérdida del cabello puede conducir a la alopecia cuando la caída supera la tasa de regeneración normal, cuando el nuevo cabello es más delgado que el cabello perdido o cuando sale cabello en parches o de forma no uniforme.

Tipos de alopecias…

Cicatrizal: La alopecia cicatrizal suele ser irreversible ya que existe un serio daño, malformación o ruptura total de la estructura folicular, lo cual impide el crecimiento de cabello nuevo. Las principales causas que llevan a padecer este tipo de alopecia son enfermedades hereditarias, de causa infecciosa, tumorales, dermatosis o síndromes clínicos decalavantes.

No cicatrizales: La alopecia no cicetrizal el folículo piloso no se destruye, aunque presente otros cambios funcuionlaes. Son las más comunes y, en muchos casos, son prefectamente curables simplemente tratándolas del modo adecuado.

Andrgénica: La alopecia androgénica es la más habitual y afecta principalmente y en su mayoría a los hombres. Se inicia con una leve caida del cabello en la zona de las entradas, para luego ir avanzando por la parte superior de la cabeza. El factor hereditario influye en ele riesgo de calvicie, en la edad en que se comienza a perder el cabello y en la velocidad de desarrollo de cada individuo.

Areata: Este tipo de alopecia cursa con parches redondos en la cabeza totalmente desprovistos de pelo. Se denomina alopecia totalc(AT) cuando se pierde completamente el cabello del cuero cabelludo y alopecia universal (AU) cuando se pierde pelo de todo el cuerpo. No hay una causa específica para este tipo de alopecia, pero se relaciona con situaciones de estrés o se clasifica como una enfermedad de origen autoinmune. Algunos científicos creen que hay personas genéticamente predispuestas a desarrollas la alopedia aerata y que un disparador, como un virus u otro agente den el medio ambiente, desencadena la enfermedad. Generalmente con la alopecia aerata el cabello vuelve a crecer.

Difusa: La alopecia difusa consta de una pérdida aguda del cabello, no localizada eb uba determinada zona del cuero cqabelludo y que ocurre tras enfermedades sistémicas crónicas, estrés emocional, enfermedades febriles, deficiencias nutricionales o tras el parto.

Traumática: Las alopecias traumáticas son todas aquellas producidas por traumatismos físicos, ya sean por depresión o tracción del cabello. Las más habituales están provocadas por someter repetidamente el cabello a tracciones o peinados tensos como trenzas, moños, etc. Si la agresión se detiene antes de que el cuero cabelludo cicatrice sin llegar a causar daño permanente a la raíz, el pelo vuelve a crecer con normalidad.

Factores que propician la caída del cabello.

El otoño y la primavera. En estas épocas del año el cabello tiende a caerse con más frecuencia de lo normal. Aunque en este caso se trata de una renovación, existen algunas medidas que se pueden tomar para evitar perder demasiada cantidad y para ayudar a que el pelo que se esté regenerando crezca más sano y fuerte.

Mala alimentación. El cabelo está formado principalmente por queratina, una proteína capaz de protegerlo de agresiones externas y que contribuye a endurecerlo. Para que ésta se forme adecuadamente y el crecimiento capilar esté normalizado, es necesario un aporte suficiente de nutrientes entre los que destacan determinadas vitaminas del grupo B, minerales como el zinc o el hierro, y proteínas ricas en aminoácidos azufrados. Además, ciertas carencias vitamínicas son las principales responsables de anomalías en el bulbo que provocan que el cabello esté más débil y quebradizo y se caiga más.

Medicamentos. Algunos medicamentos utilizados para tratar la gota, artritis, depresión, problemas del corazón e hipertensión pueden causar pérdida de cabello en algunas personas. Asimismo, los anticonceptivos orales también pueden provocar la perdida del cabello en algunas mujeres.

Cambios hormonales. Algunos desequilibrios o combios hormonales también se asocian con una pérdida de cabello temporal. Los embarazos, los partos, la suspensión de tratamientos anticonceptivos orales, la menopausia, una sobreactividad o baja funcionalidad de la glándula tiroides están relacionados con este tipo de alopecia. La pérdida del cabello puede presentar un retraso de tres meses después de un cambio hormonal y tardará otros tres meses para que los nuevos cabellos vuelvan a crecer.

Tratamientos de peluquería. Algunas sustancias químicas utilizadas en el teñido del cabello, así como las permanentes moldeadoras pueden dañar el cabello.