La glándula tiroidea

Es una glándula endocrina muy importante para el metabolismo que está situada en la parte inferior delantera de la laringe. Está encargada de la producción de las hormonas tiroideas (tiroxina T3 y triyodotironina T4), que desempeñan un papel importante en funciones tan vitales como el metabolismo de las grasas, la producción del calor o los estados emocionales. La producción excesiva de estas hormonas desencadena toda una serie de alteraciones metabólicas que pueden producir trastornos más o menos graves para la salud.

El hipertiroidismo es una enfermedad caracterizada por la presencia de concentraciones elevadas de las hormonas tiroideas libres en sangre. Puede deberse a un aumento de la síntesis y secreción de hormonas tiroideas desde la glándula tiroides, o bien simplemente a una liberación excesiva de hormona tiroidea por parte de la glándula tiroides. Como consecuencia de ello, el organismo sufre diversos trastornos como pérdida de peso, nerviosismo, taquicardia, problemas gastrointestinales, intolerancia al calor, pelo fi no y quebradizo, insomnio y ansiedad, alteraciones menstruales o exolftalmos (protusión o salida de los globos oculares hacia afuera: “ojos saltones”), entre otros. Las causas más frecuentes incluyen la enfermedad de Graves (proceso autoinmune que afecta mayoritariamente a niñas adolescentes y que es responsable del 80% de los casos de hipertiroidismo), la secreción inadecuada de la hormona estimulante del tiroides (TSH), la ingesta excesiva de yodo, enfermedades infl amatorias de la glándula tiroides (tiroiditis), o incluso puede ser producido por fármacos y tumores ováricos o testiculares. El hipertiroidismo se halla con mucha más frecuencia en mujeres (2%) que en hombres (0,2%) y la prevalencia de esta patología aumenta con la edad; en la población geriátrica el hipertiroidismo subclínico puede llegar al 4,6%. Anualmente unas 40 personas de cada 100.000 son diagnosticadas de enfermedad de Graves, y un tercio de los pacientes tienen menos de 35 años. Su tratamiento farmacológico depende de la causa y de la gravedad de los síntomas. Puede abarcar desde el uso de medicamentos antitiroideos como propiltiouracilo o metimazol (disminuyen la síntesis de hormonas tiroideas), a los beta-bloqueantes o el yodo radiactivo, que tiene la capacidad de destruir la tiroides y detener la producción excesiva de hormonas. La cirugía es otra alternativa terapéutica, sobre todo si no hay respuesta a las medidas previas o si el crecimiento de la glándula comprime alguna de las estructuras adyacentes, como la vía respiratoria.

Recomendaciones generales

Las recomendaciones dietéticas destinadas a personas con hipertiroidismo se basan en una dieta equilibrada con abundantes nutrientes. Se debe consumir una dieta rica en calorías en forma de comidas pequeñas y frecuentes, para compensar el incremento del metabolismo. Ciertos pacientes con defi ciencia nutricional necesitarán un aporte adicional de proteínas.  

Alimentos Beneficiosos

La dieta debe incluir mayores cantidades de alimentos ricos en nutrientes, como:

• Las verduras crucíferas como el brócoli, los nabos, la colifl or o la col ayudan a reducir la producción de hormonas tiroideas.

• El arroz integral, los frutos secos y las semillas en grano son ricos en minerales como el zinc, muy importante para el organismo. Las reservas de ese mineral tienden a vaciarse con el hipertiroidismo. • Los lácteos son perfectos ya que son ricos en calcio, proteínas y grasas. Sirven para compensar todas las pérdidas de nutrientes causadas por el hipertiroidismo.

• Frutas y hortalizas frescas que actúan como antioxidantes para compensar la falta de nutrientes. • Los cacahuetes y los piñones son muy recomendables ya que inhiben la producción de tiroxina

Alimentos inadecuados

En los casos de hipertiroidismo, se debe evitar todo alimento rico en yodo y sal yodada, cafeína y otros estimulantes. En general, se deberían evitar los siguientes alimentos, ya que estimulan la producción de hormonas en la tiroides:

• En general, las algas marinas contienen mucho yodo, especialmente la especie Fucus vesiculosus. • El marisco, pues es de los alimentos de origen animal más ricos en yodo.

 

• Hierbas o especies que deberían evitarse: El hinojo, hisopo, hiedra terrestre, ginseng y la canela.  

Aviso Legal

Naturlet participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces a Amazon.co.uk/ Amazon.de/ de.buyvip.com/Amazon.fr/Amazon.it/it.buyvip.com/ Amazon.es/es.buyvip.com.

Redes Sociales

Siguenos

Scroll to top

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Acepto las cookies para esta web.Más información