El empleo de dosis elevadas de vitamina A para tratar el acné y otras enfermedades de la piel, comenzó a emplearse en dermatología a finales de los años 30 del siglo XX. La vitamina A ha demostrado ser bastante efectiva para tratar condiciones asociadas con la excesiva formación de queratina (hiperqueratosis), una proteína de la piel que puede obstruir los poros.

Vitamina A

Altas dosis de vitamina A pueden no ser necesarias si otros factores nutricionales, como el zinc y la vitamina E, son incluidos. Estos nutrientes trabajan con la vitamina A promoviendo una piel saludable. Una recomendación efectiva y segura para la vitamina A en el tratamiento del acné es emplear menos de 25.000 UI/día.

Precauciones: No emplear dosis altas de vitamina A durante el embarazo (no exceder de 5.000 UI/día), a no ser que lo aconseje un profesional de la salud. Si se requieren niveles elevados de vitamina A, los suplementos de complejos de carotenoides pueden ayudar a incrementar la actividad de la vitamina A sin que haya riesgo de toxicidad.

Zinc
(citrato o gluconato)

De 30 a 50 mg de zinc (citrato o gluconato) al día, con las comidas, al menos durante 12 semanas seguidas.

Características

Los pacientes con acné, especialmente si el acné es severo, pueden tener deficiencia de zinc. Asimismo, los niveles de zinc sérico son más bajos en varones de 13 y 14 años que en cualquier grupo de otra edad. Los resultados de varios estudios doble ciego sugieren que la suplementación de zinc puede ser efectiva, especialmente para tratar la inflamación y las pústulas

Selenio

200 μg de selenio al día, con las comidas, es preferible tomarlo en combinación con 100 a 400 UI de vitamina E al día, especialmente en casos de acné pustuloso. Se deberá mantener la suplementación durante, al menos, 6 a 12 semanas.

Características

En pacientes que sufran acné, puede ocurrir que los niveles de selenio estén bajos, tanto en la sangre total como en el plasma. Los resultados de un ensayo abierto sugieren que la suplementación de selenio, al menos cuando es combinada con vitamina E, puede ser efectiva, especialmente para pacientes masculinos con acné pustuloso severo y bajos niveles de glutatión peroxidasa eritrocitaria (una enzima que contiene selenio).

Cromo

De 200 a 400 μg de cromo al día, con las comidas.

Carazterísticas

La tolerancia a la glucosa de la piel estaba significativamente deteriorada en los pacientes con acné. Un investigador acuñó el término “diabetes de la piel” para describir este desorden. En un estudio preliminar, 10 pacientes mejoraron rápidamente después de recibir una suplementación con levadura rica en cromo

Complejo B
(aportando,
vitaminas B5 y B6)

2 comprimidos al día (desayuno y comida) de un complejo B50, esto es, un aporte diario de, al menos, 50 mg de ácido pantoténico y 50 mg de vitamina B6.

Características

El ácido pantoténico es fisiológicamente activo en la síntesis del colesterol y las hormonas esteroides. Esta vitamina puede ser útil para el tratamiento del acné si se administra en dosis elevadas. Por otra parte, hay que señalar que las mujeres que sufren un empeoramiento premenstrual del acné, habitualmente responden bien a la administración de suplementos de vitamina B6, lo que sugiere que estos suplementos producen una acción beneficiosa en el metabolismo normal de las hormonas esteroides

GLA
(ácido
gamma-linolénico)

De 3 a 4 gramos de aceite de onagra (aportando de 300 a 400 mg de GLA) o de 1 a 2 gramos de aceite de borraja (de 230 a 460 mg de GLA), al día, con las comidas

Precauciones: Es muy recomendable combinar esta suplementación con aceite de pescado (rico aporte de omega-3) ya que de esta forma se evitan desequilibrios entre la ingesta de omega-6 y omega-3

Características

Los niveles de ácido linoleico (LA), un ácido graso omega-6 esencial, están por debajo de lo normal en el sebo. Asimismo, el metabolismo de los ácidos grasos omega-6 en la piel está alterado, posiblemente debido a un inadecuado funcionamiento de la delta-6-desaturasa, que es la enzima limitante en la producción del GLA (ácido gamma-linolénico) a partir del LA. Por lo tanto, puede ser beneficiosa la complementación con aceites ricos en GLA, y con nutrientes como el magnesio, el calcio, la vitamina B6, el zinc y la biotina (todos ellos necesarios para el correcto funcionamiento de la enzima).

Sauzgatillo
(Vitex agnus castus)

De 550 a 1.100 mg de polvo de baya al día.

Características

Su administración puede ser beneficiosa, especialmente para mujeres adultas. Varios estudios no controlados han demostrado que un extracto de bayas de Vitex agnus castus puede mejorar el acné vulgaris y otras condiciones dermatológicas acneiformes ya que produce la normalización de los niveles de hormonas sexuales,  incluyendo la hormona folículo estimulante y la luteinizante20,21. El sauzgatillo parece ejercer sus efectos sobre el hipotálamo y la hipófisis.

Aceite de árbol del té
(Melaleuca alternifolia)

Lavar la cara regularmente con el fin de eliminar el exceso de sebo y aceite de la piel. Para ello, se recomienda el empleo de jabón de aceite de árbol del té (Melaleuca alternifolia). Además, es recomendable emplear cremas no grasas con aceite de árbol del té. Aplicar con moderación en el área apropiada y masajear suavemente hasta su completa absorción.

Características

El aceite del árbol del té posee importantes propiedades antisépticas y es considerado por muchos como el desinfectante ideal de la piel. Esta afirmación está respaldada por su eficacia frente a una amplia gama de organismos (entre ellos 27 de las 32 cepas de Propionibacterium acnes) y su buena penetración. En un estudio realizado en el Hospital Royal Prince de Nueva Gales del Sur (Australia), a 124 pacientes con acné de carácter leve a moderado, después de 3 meses de tratamiento, una solución de aceite de árbol del té al 5% demostró efectos similares al peróxido de benzoilo al 5%, pero considerablemente con menos efectos secundarios (44% vs 79%).

Toda la información esta sacada del Libro «Protocolos para la salud y el bienestar» Depósito legal NA-2525/2010 La información presentada en esta publicación sólo tiene fines educativos e informativos y no intenta reemplazar el consejo o tratamiento médico. Antes de iniciar un programa de salud se debe consultar a un profesional. No se recomienda el uso combinado de suplementos herbarios o nutricionales y medicamentos de prescripción sin el consentimiento de un especialista.